INTERIORISMO MÉDICO

Cada espacio cumple una función. Optimizar el uso de cada m2 de una clínica, su ergonomía funcional y organizativa, permiten desarrollar la actividad de forma eficiente.

Las necesidades del paciente en cada situación de su estancia se ha de plantear, planificar y resolver previamente. La experiencia del paciente en la clínica en cada instante construye su percepción de la misma y determina la toma de decisión sobre convertirse o no en paciente y recomendar o no el centro.

El equipo médico en cada una de sus funciones requiere una correcta organización, disponer de las instalaciones necesarias y en el lugar adecuado para que la actividad fluya. Desde la recepción del paciente a la atención médica.

El briefing debe preveer y resolver cada una de estas situaciones para que la inversión sea óptima, cada m2 sea útil y la gestión organizativa y funcional sea la adecuada. Así se consigue una clínica cercana, agradable y rentable.

Cada espacio requiere ser analizado para ser diseñado desde todas las perspectivas de uso.